La música de Rosa Wila se aprende de oído

Publicado originalmente en el suplemento De 7 en 7, de Diario El Telégrafo
La generación de Rosa Wila aprendió a cantar con el oído, sin representaciones musicales. Cuando Rosa era una niña la llevaban a fiestas solo bajo la condición de quedarse encerrada en un cuarto. Desde allí oía e imitaba en voz baja el ritmo de la marimba, los arrullos, el chigualo y el alabao que su madre reproducía en casa.
Las noches y los días de fiestas en Borbón, una pequeña parroquia en Esmeraldas que dejó cuando tuvo su primer hijo, la hicieron experta en la música de sus antepasados. “No lo andaban cargando así nomás a uno”, dice esta mujer con la fuerza que le dan sus antepasados en la voz. “Como uno era señorita creían que un hombre le iba a pillar el ojo y se lo iba a llevar nomás. A uno lo dejaban en casa durmiendo, si acaso lo llevaban lo dejaban en un cuarto. Allá era que uno oía los rumbamentos, que ellos bailaban, cómo reían, bebían y tomaban cachimba. Así es que era antes”.

Lleva el ritmo de sus antepasados en la sangre: aprendió a bailar sin que su madre le diera instrucciones del meneo de cadera; y a cantar, sin tener más que buen oído. A sus 80 años, su piel se mantiene tersa, a pesar de las cicatrices del trabajo, sus ojos brillan con un resplando continuo del mar y su voz no se pierde en el cansancio, el eco siempre es mayor.

Entiende que quienes nacieron décadas después de ella ya no escuchan igual. Por eso quiere escribir todo lo que sabe y ha creado, para que no se pierda. “Ahora hay que enseñarles escribiendo y cantando para que sepan de qué se trata. Porque antes por lo menos uno veía las fiestas, los nichos, veía la gente cantando hasta el otro día. Ahora como no se ve eso qué pueden aprender”, se cuestiona. Ni su hija, que es de su sangre, tiene el temple o el interés para cantar como ella.

 

Su saber no está tipificado en un título. El aprendizaje de Rosa no se comprende en los procesos de vida que certifican el conocimiento en papel. Una vez una señora la fue a buscar porque en el colegio en el que trabajaba necesitaban una persona que diera clases de marimba. Rosa aceptó con gusto, se imaginó dando clases. Cuando había pasado algún tiempo le preguntó a la señora qué había pasado con el trabajo, y esta le respondió que no había podido ingresar su hoja de vida porque no tenía título.
“A mí no me enseñaron con título, señora, el que me necesite que me agarre así como soy. Yo no voy a estar buscando título para enseñar lo que yo sé”, le dijo. Su cultura es oral. La música de su pueblo no encuentra representaciones académicas. Es una tradición que se oía y permanece en la memoria. “Ahorita las canciones son sácalo, mételo, con esta música se le remueve a uno el cuerpo. El que quiere aprender lo que yo sé, bendito, el que no que se quede con lo que le gusta”.
02417025929109.5634cf456e849
Rosa Wila en Diva Nicotina, en Guayaquil
Canta, donde se lo pidan, música con tonos siempre altos y emociones variables. Depende de las tradiciones. Siempre hay maracas, marimba, un bombo, cununo, guasá, boliche y su voz contralto, el tono más grave que puede tener una mujer. La percusión es la sangre de la música afro aunque su tonada sea para una fiesta o un velorio. La voz de Rosa Wila ha tomado fuerza con los años, pero —como dice— solo los que la han oído saben qué tanto ha cambiado.
El arrullo es la música de los santos, es una forma de devoción que aprendieron los afro. Cuando Rosa era niña se hizo devota de la Virgen del Carmen, a la que adornaban con flores en toda la provincia de Esmeraldas. En algunos pueblos de la provincia aún se le rinde honores con los arrullos tradicionales y hasta se realiza una procesión marítima, porque a la santa se la conoce como la Virgen de los pescadores.
Borbón y Esmeraldas crecieron despojándose de este culto como de su música. “Ahí está María, piripipi, ahí está José piripipi, al niño en el medio lo tienen que lindo se ve. Para darle arrullo lo tienen, qué se lindo ve, ahí está María y José, lo tienen al niño qué lindo se ve (…) Esa es una canción para el niño Dios, en el pesebre ¿qué se hace?, está María, José, en todo eso uno se pone a pensar y de ahí saca el arrullo”.
Los chigualos se cantan a los niños cuando mueren. A diferencia de cuando muere un adulto, la tradición de la generación de esta esmeraldeña es enterrarlos como en una fiesta. Se envuelve al niño en una sábana blanca y se lo viste de blanco. Los chigualos se cantan rodeándolos, hasta el cansancio. “Porque según decían que cuando un niño muere, los angelitos lo están esperando en el cielo”.
A los adultos se los entierra en una caja, en una procesión silenciosa con la música más triste de la tradición afroesmeraldeña, los ‘alabaos’. Para cantarlos hay que vestir de negro y el único ruido que puede irrumpir en el encuentro es la música. Del último velorio en el que cantó un alabao han pasado 20 años. “Si una persona se moría usted tenía que guardarle un gran respeto, no se oía nada de malas palabras porque sino nos decían que el muerto nos caería encima. El muerto como un santo, le cantaban alabao todas la noches, hasta que amanecía”. Para la generación de Rosa en Esmeraldas, los cánticos son una forma de curar el alma del fallecido.
Rosa va a la iglesia católica todos los domingos. La última vez que cantó un chigualo con toda la fuerza de su voz el cura, que era nuevo en la parroquia, le pidió que se fuera, porque “esa música es del diablo”. El sacerdote que estaba antes de él, la llamaba para que cante en la misa. La tradición se pierde hasta en las iglesias.

Es líder de un grupo de música afroesmeraldeña desde los ochenta. Las integrantes han ido muriendo o la voz ya no les da para cantar, aunque el grupo inició sin ella es quien sigue cantando. Fue la voz de Papá Roncón y es un patrimonio de la oralidad afroesmeraldeña. “Esa tradición más tarde se va a terminar porque ya no hay quien la cultive”, dice Rosa.

Pd: La última vez que Rosa Wila estuvo en Guayaquil también le evitaron cantar en un lugar católica, llegó en bus con sus músicos y cantó en el bar Diva Nicotina, luego de un encuentro de poetas, que no dejaron de bailar.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s